Le molestaba la basura que veía camino al trabajo esto hizo

0
785

Un ejemplo para todos nosotros que nos demuestra que pequeñas acciones pueden causar un gran impacto.
Un anónimo ciclista de Holanda se ha dedicado a demostrar lo fácil que es ser voluntario en tu comunidad.
De camino a su trabajo se puso a limpiar la orilla del río, que estaba atestada de basura y desperdicios, y todo lo que tuvo que hacer fue levantarse cada día media hora antes hasta que terminó de recoger toda la basura.
Después de publicar las imágenes en Facebook, algunos de sus amigos incluso le ayudaron en esta empresa.
Todo lo que hicieron fue llenar una bolsa de basura cada vez hasta que el trabajo estuvo hecho.
“Cada día voy en bici al trabajo siguiendo la orilla del río. Es un camino bonito, excepto por una cosa.”
“Una franja de la orilla está llena de botellas de plástico y otros desperdicios, también casi todos de plástico” 

“La basura me molestaba tanto, que decidí empezar a recogerla.”

“Tardé unos 30 minutos en llenar una bolsa de basura con desperdicios”
“Aunque la verdad, una bolsa no hace gran diferencia en una zona tan sucia como esta.”
“Decidí llenar una bolsa de basura cada día que pasara por la zona.”

“Compartí mi experiencia en Facebook y ahora a unas 1800 personas ‘les gusta’ este proyecto”
“Mucha gente me decía que ¡debería haber más personas como yo!”
“Y las hay: este es mi amigo Rick ayudándome”

“La idea es motivar a la gente para llenar una bolsa de basura con desperdicios cada año.”
“Sólo se tardan 30 minutos, se nota la diferencia, y te sorprenderá lo bien que se siente uno después.”

“Incluso una focha común empezó a anidar en la zona que había limpiado.”

Si te gustó esta iniciativa. Comparte esta historia con tus amigos